Juan Pablo Jimenez, VP Citrix: “Uno pensaría que A. Latina está más retrasado, y es lo contrario”

Por en Software

El vicepresidente para América Latina y el Caribe de Citrix comparte su visión respecto al desafiante panorama y tendencias que enfrentan las empresas en su camino en la era digital.

Por Héctor Cancino S. Desde Atlanta. “Siempre le pregunto a los clientes y esto es en toda América Latina: -cuéntame tú, ¿qué estás haciendo con software as a service? Y siempre se agarran la cabeza, siempre. -¡Uy! Eso es un problema para mí grandísimo”. Con ese énfasis, Juan Pablo Jimenez, el directivo de Citrix que tiene bajo su responsabilidad a la región, explica parte de lo que son sus conversaciones con los CIOs y los gerentes de tecnología.

Y la razón de esta respuesta se asocia directamente con una tendencia que ha explotado en el último año en muchas empresas: una disponibilidad muy fuerte de aplicaciones bajo el modelo software as a services (saas). La posibilidad de contratarlos bajo un modelo más flexible que no compromete grandes inversiones iniciales ni contratos a largo plazo, es decir, que las hace más accesibles y fáciles de comprar, ha significado la aparición de estas en todas las áreas de las empresas: que marketing compró una, pero también los de ventas y no falta también el profesional que adquirió una app para ver mejor ciertas imágenes o mejorar un aspecto específico de su labor.

Pero eso no es todo. Según datos de Citrix, revelados en su conferencia anual Synergy en Atlanta, los empleados de hoy trabajan con hasta 11 aplicaciones diferentes durante el día para hacer su trabajo. Y existe una gran variedad entre ellas, pues las hay virtualizadas, móviles, web y las mencionadas tipo saas. Se trata de una proliferación muy fuerte que deriva en un ambiente más distractor y menos productivo. 

Lea también: "Citrix potencia su solución Workspace con más inteligencia y conectividad"

Es entonces cuando la labor de Jimenez con su compañía se vuelve estratégicamente atractivo: avanzar en la visión de ayudar a las empresas a ofrecer a sus empleados aplicaciones y data en cualquier lugar, dispositivo y momento, más allá de la virtualización.

Pero el trabajo toma incluso otro matiz cuando se consideran ciertas tendencias que el directivo observa en Latinoamérica. La primera es el ingreso de millennials a la fuerza de trabajo, una fuerza mucho más entrenada y capacitada, que son nativos digitales que “entran a ver el trabajo de otra manera”. Luego están los procesos de atracción y retención de talento para este grupo, que son muy diferentes. Según Jimenez, a ellos “ya no los atraes a edificios monolíticos grandes con oficinas tradicionales, porque el ambiente productivo de ellos es mucho más libre, más tranquilo, con el dispositivo que tengan y a la hora que quieran”.

Por último, las aplicaciones que se utilizan ya no son las mismas que antes, que eran monolíticas, simples, que hacían una sola cosa, a diferencia de la multiplicidad de aplicaciones a las que se debe acceder hoy y trabajar.

Según Juan Pablo Jimenez, con todo esto: millennials entrando, trabajando diferente, usando aplicaciones totalmente distintas y saas por todos lados, la labor del CIO se hace realmente compleja y  realmente está necesitando ayuda para organizar todo este caos.

Pero entonces, revela: “Mira qué interesante. Con todo este movimiento que hay en América Latina, uno pensaría que América Latina está más atrasado y es lo contrario, está más avanzado”. A continuación explica: “Porque cuando tú ves con las compañías globales en países desarrollados que tienen muchísima tecnología y es de hace mucho tiempo, es gente que entró a la tecnología en los 50, 60 70s, entonces empiezas a ver que ya tienen legacies muy fuertes; tienen unas aplicaciones grandísimas diseñadas y son muy buenos en eso. En América Latina no; somos más nuevos digitalmente, nosotros entramos con tecnologías más nuevas”.

Esta es en parte la clave del gran crecimiento que ha tenido el software as a service en América Latina, pues es una forma muy fácil de acceder a tecnología que antes era exclusiva de compañías de clase mundial; no tienes que comprar infraestructura ni licencias, solo una suscripción mensual.

¿Cuál es el desafío de Citrix en este contexto? Considerando la posición clave que tiene en este ecosistema, el VP para Latinoamérica revela:”Nuestro problema es el éxito del pasado, porque todavía piensan que somos una compañía de virtualización y no somos una compañía de virtualización. Cuando nos defines es que ayudamos a los clientes a ofrecer cualquiera aplicación y datos desde cualquier repositorio a sus usuarios desde cualquier dispositivo o lugar”. Y añade: “Entonces, el poder romper esa idea de que solamente somos virtualización es lo que nos está costando ahora y estamos picando piedra”.

Administración y analítica inteligente

Un ejemplo de esta evolución en sus servicios tecnológicos es analytics, una herramienta potenciada por procesos de inteligencia que a grandes rasgos permite monitorear y calificar la performance de cada usuario en el sistema y así obtener un diagnóstico o panorama claro y completo del uso de todo tipo de aplicaciones.

Según explica Jimenez, el monitoreo se logra primero con la creación de una especie de perímetro digital con software que considere a todas las aplicaciones. Luego, todos los movimientos del usuario son seguidos por el sistema que a su vez le va asignando puntajes con base en los movimientos que se espera que haga. Por eso, cuando hay movimientos extraños o conexiones desde lugares poco convencionales, baja el puntaje hasta que se crea una alerta de que algo pasa y se le avisa al administrador. 

Se puede analizar a todos los usuarios como grupo y en base a sus acciones establecer criterios, medidas de seguridad, parámetros de rendimiento o ciertos límites de acceso a determinadas apps. Así, el analytics de la experiencia de usuario que corre en la solución Workspace de Citrix es capaz de chequear tiempos de login, latencia, velocidad de conexión, grupos de rendimiento y así obtener un panorama que identifica dónde están los problemas, qué aplicación, qué servidor, software y todos los aspectos de lo que implica hoy la cloud híbrida y los múltiples sistemas.

Según Vishal Ganeriwala, product marketing global de Citrix, analytics tiene tres pilares fundamentales. El primero es la seguridad en torno a todos los datos y las aplicaciones que se usen, monitoreando los movimientos tal como lo hacen los bancos con las tarjetas de crédito, por ejemplo. Lo segundo es acerca del rendimiento y la analítica. Con todo el tráfico que fluye por Citrix, puedes ver el rendimiento y proveer al área IT una visión completa de la experiencia de los usuarios, todo gracias a la red de software que establecen. Finalmente, el tercer punto es la productividad; algo muy similar a lo que hacen los sistemas operativos de los smartphones, capaz de decirte las apps que más usas, entonces si sabes que ciertas aplicaciones se utilizan en cierto momento del día y en este dispositivo, pueden hacerla más disponible, lista para trabajar y optimizar el trabajo. Pero además, por ejemplo, puede servir para hacer comparaciones entre pares. Analizar a una persona realmente productiva y ver cómo lo hace, cómo trabaja durante su día, en qué gasta su tiempo y con eso establecer ciertos modelos de buenas prácticas para el resto.
 

Comentarios