Wi-fi 6: las novedades de la nueva generación de red inalámbrica

Por en Redes

El nuevo Wi-fi 6, considerado de alta eficiencia, se concentrará en aumentar la capacidad de la red y asignar un mayor ancho de banda por usuario más que aumentar la velocidad.

Por Pablo G. Bejerano para Think Big. La nueva generación de conexión inalámbrica WiFi 6 o WiFi 802.11ax ya se puede encontrar en el mercado. De acuerdo a esto, existen algunos routers que contienen parte de las especificaciones que tendrá el nuevo estándar. Sin embargo, la definición completa de la tecnología no está prevista hasta finales de 2019, concretamente, en diciembre.

Pero hasta que llegue el momento serán –y ya son– muchos los fabricantes que desarrollen chips y routers con especificaciones definidas. Y es que, WiFi 6 llega con novedades importantes. Ya se han concretado algunas de las características que se atribuían a la nueva generación.

Entre las novedades que ofrece WiFi 6 figura un mayor ancho de banda por usuario. Es una característica pensada para acoger las resoluciones UltraHD y streaming de realidad virtual. El rendimiento será superior a las generaciones anteriormente. Concretamente –en la zona de máximo acceso–, la tecnología multiplicará por cuatro su efectividad.

También funcionará sobre un rango más amplio del espectro. Se acomodará en las bandas de 2,4 GHz y 5 GHz y podría estar en las de 1 GHz y 6 GHz. Estas frecuencias se dividirán en más canales para permitir un mayor número de rutas de comunicación.

El estándar permitirá que los paquetes de datos sean más grandes y que las redes puedan gestionar diferentes flujos de datos al mismo tiempo. El rendimiento general también aumentará en sitios al aire libre. Además, la tecnología permitirá descargar tráfico desde redes celulares cuando la recepción del router WiFi sea pobre.

Un estándar con vistas a la masificación de dispositivos

Hasta ahora los estándares WiFi y las redes inalámbricas, en general, han respondido a tendencias del mercado. A igual que el 5G estará dedicado a aumentar la capacidad de la red antes que a lograr una mayor velocidad, con WiFi 6 ocurre algo similar. La tendencia más urgente ahora es acoger a la inmensa cantidad de dispositivos que se conectarán a Internet en los próximos años. El Internet de las cosas, esto engloba a los sensores conectados en edificios, calles, fábricas e incluso hogares con necesidades masivas.

No será que la conexión sea especialmente rápida, pues el volumen de información que transmitirá cada dispositivo será irrisorio. Pero todos ellos deberán tener conexión en tiempo real, y para esto se necesita una gran capacidad. Es lo que se quiere implementar también en WiFi 6.

La nueva generación incrementará su soporte a conexiones múltiples. Así, el estándar también ofrecerá una mejora inmediata en el rendimiento en lugares donde se reúnan grandes aglomeraciones. Se acabó el mal funcionamiento en estadios o en salas de conferencias repletas de público. Y es que, las mejoras destinadas al Internet de las cosas también sirven para las personas. Al menos en este caso.

Comentarios