US$145M a la deriva: muere CEO de empresa de criptomonedas y no encuentran sus claves

Por en Criptomonedas

Los clientes se verían imposibilitados de acceder a su dinero puesto que el director ejecutivo de Quadriga CX falleciera con todas las claves digitales para proteger los fondos.

Un problema de proporciones tienen por estos días los clientes de la compañía de criptomonedas Quadriga CX. Lo anterior, luego que tras el fallecimiento de su director ejecutivo, Gerald Cotten (30), se descubriese que este era el único capaz de desbloquear el dinero de sus usuarios.

De acuerdo al portal Boing Boing, las contraseñas digitales de Cotten son las únicas que permitirían que los clientes puedan retirar sus fondos, y por lo mismo el directorio informó que ya trabaja en la forma de proteger las cuentas.

El problema radica en una aplicación que almacena las claves para enviar y recibir criptomonedas desde las “billeteras de los usuarios”, a la cual no hay acceso tras la repentina muerte del director de Quadriga CX, quien falleció en la India el 9 de diciembre pasado a causa de la enfermedad de Crohn.

Sin embargo, entre los clientes las suspicacias abundan, e incluso hay quienes aseguran que Cotten estaría vivo y esto sólo sería parte de una estafa premeditada.

Según datos de la propia compañía, están en juego alrededor de $190 millones en Bitcoin, Litecoin, Ether y otras monedas digitales de sus clientes. O sea, más de US$145 millones en total.

 

 

Según el artículo, Cotten siempre fue un cuidadoso de su seguridad digital. Por lo mismo, su computadora y su correo electrónico estaban debidamente encriptados, tal como afirmó en una declaración jurada su viuda, Jennifer Robertson.

“Después de la muerte de Gerry, el inventario de criptomonedas de Quadriga se ha vuelto inasequible y parte de él podría perderse”, detalló la viuda de CEO. Además agregó que el acceso de la compañía a las divisas virtuales ha sido “severamente comprometido” y que  Quadriga ha sido incapaz de negociar los giros bancarios proveídos por diferentes procesadores de pagos. 

Robertson, sostiene además que aún no encuentra las contraseñas de su marido ni los registros comerciales de la empresa, mientras que la policía aclaró que sólo tuvo un “éxito limitado” en el hackeo a su teléfono móvil. Por el momento, entre los clientes de Quadriga CX, sólo hay dudas sobre su dinero.

Comentarios