UE multa a Google con 1.490M de euros por bloqueo publicitario a rivales

Por en Empresas

No es la primera vez que la Comisión Europea de Competencia decide multar al gigante tecnológico. Ya el 2017 Google fue multado por dar ventaja a sus prestaciones frente a sus competidores en su servicio de comparación de precios.

El regulador de libre competencia de la Unión Europea impuso una multa de 1.490 millones de euros (unos US$1.691 millones) a Google, filial de Alphabet, al considerar que impedía una competencia justa a sus rivales en la publicidad que aparece en las búsquedas. Esta se trata de la tercera sanción de la Comisión Europea a Alphabet en dos años.

La Comisión Europea, que dijo que la multa representa el 1,29% del volumen de negocios de Google en 2018, dijo en un comunicado que las prácticas anticompetitivas habían durado una década.

“Google ha consolidado su dominio en los anuncios de búsquedas en internet y se ha protegido contra la presión competitiva mediante la imposición de restricciones contractuales anticompetitivas a sitios web de terceros”, dijo la Comisaria Europea de Competencia, Margrethe Vestager.

El caso afecta a páginas web, como periódicos o sitios de viajes, con una función que produce resultados de búsquedas y anuncios en búsquedas. El programa AdSense for Search, de Google, proporciona dichos anuncios en las búsquedas.

Entre las prácticas anticompetitivas está impedir que los editores incluyan los anuncios de los competidores en sus páginas de resultados de búsquedas, lo que obligaba a estas webs a reservar los mejores espacios en sus páginas de resultados de búsquedas para los anuncios de Google.

Además se les exigía solicitar la aprobación por escrito de Google antes de realizar cambios en el modo en el que se mostraban todos los anuncios rivales.

El caso de AdSense se desató por una denuncia de Microsoft en 2010. Posteriormente, ambas compañías retiraron las denuncias mutuas en 2016.

El año pasado, el regulador europeo impuso una multa récord de 4.340 millones de euros (alrededor de US$5.000 millones) a Google por usar su popular sistema operativo móvil Android para bloquear a sus competidores.

Esa sanción se produjo después de una multa de 2.420 millones de euros (más de US$2.746 millones) en 2017 que consideró que la empresa estadounidense daba ventajas a sus servicios frente a los competidores mediante la promoción de su propio servicio de comparación de compras en sus resultados de búsqueda.

Comentarios