Starship: el cohete con que SpaceX pretende llegar a la Luna antes de 2022

Por en Aeronáutica

Actualmente en desarrollo, este vehículo está destinado a ser un sucesor de uso múltiple y un reemplazo para Falcon 9 y Falcon Heavy, con una mayor capacidad de carga útil y la capacidad de llegar a la Luna y, finalmente, a Marte.

Space X aspira a aterrizar en la Luna antes de 2022 con su nave espacial Starship -concebida para llegar a cubrir viajes interplanetarios- y enviar humanos al satélite en 2024.

Actualmente en desarrollo paralelo en las instalaciones de SpaceX en el sur de Texas y Florida, este vehículo está destinado a ser un sucesor de uso múltiple y un reemplazo para Falcon 9 y Falcon Heavy, con una mayor capacidad de carga útil y la capacidad de llegar a la Luna y, finalmente, a Marte.

"Aspiracionalmente, queremos que Starship orbite en un año", dijo Gwynne Shotwell, presidenta y directora de operaciones de SpaceX en una ronda rápida de entrevistas con compañías espaciales durante el reciente Congreso Astronáutico Internacional celebrado en Washington.

"Definitivamente queremos aterrizar en la Luna antes de 2022. Queremos [...] organizar la carga allí para asegurarnos de que haya recursos para la gente", que finalmente aterrizará en la Luna para 2024 si las cosas van bien, así que ese es el marco de tiempo aspiracional", añadió, según informa techcrunch.com.

Hasta ahora, la compañía ha construido y probado un vehículo de demostración llamado "Starhopper", que consiste solo en la base del vehículo y uno de los motores Raptor que usará para su nuevo sistema de lanzamiento Starship y su refuerzo Super Heavy.

Después de vuelos exitosos a baja altitud con ese vehículo, SpaceX pasó a ensamblar sus vehículos de prueba Mk1 y Mk2 Starship, que representan la escala completa de la nave espacial orbital, y que están siendo construidas por equipos en Boca Chica y Cabo Cañaveral, respectivamente, que realizarán pruebas a gran altitud antes de que SpaceX construya prototipos adicionales para vuelos de prueba orbitales y, en última instancia, humanos.

Comentarios