SpaceX podría llevar al espacio a los astronautas de la NASA en 2019

Por en Astronaútica

Tras cuatro años de proyecto, la NASA cree que SpaceX está preparada para llevar a cabo la primera prueba tripulada que llegaría en abril del 2019.

Por Pablo Bejerano para ThinkBig. La firma espacial de Elon Musk, SpaceX, tiene un contrato con la NASA de 2.600 millones de dólares. Lo firmaron en 2014 y tiene un único propósito: contar con un medio para lanzar astronautas al espacio. La agencia espacial estadounidense depende en estos momentos de la agencia espacial rusa para llevar astronautas hasta la Estación Espacial Internacional (ISS).

Son, por tanto, cohetes Soyuz los que propulsan a los estadounidenses hasta llevarlos a la ISS. La NASA no se muestra satisfecha al depender de tecnología exterior para lanzar a sus propios astronautas, pero los recortes en su presupuesto le han impedido poner en marcha su propio programa para misiones tripuladas.

Es más económico pagar entre 75 y 82 millones de dólares a la agencia espacial rusa por cada lanzamiento de astronautas que llevar a cabo un programa propio. Sin embargo, es lo que la NASA pretende con el contrato de SpaceX. Esta partida de capital está destinada a lograr que llevar estadounidenses hasta la ISS sea una tarea de ámbito nacional.

Tras cuatro años de proyecto, La NASA cree que SpaceX está preparada para llevar a cabo los primeros ensayos tripulados. La nave Dragon Crew se probará en condiciones reales, aunque sin tripulación, en el mes de noviembre. Y la primera prueba tripulada llegará en abril del 2019.

Pruebas, retrasos y certificación pendiente

SpaceX ya ha llegado hasta la ISS en alguna ocasión. Lo ha hecho incluso empleando una cápsula Dragon reciclada. Pero en los últimos cuatro años su proyecto ha acumulado frecuentes retrasos. Tanto que finalmente la NASA está al límite de su tiempo. El contrato con la agencia espacial rusa se termina en noviembre de 2019. Y para esta fecha la Dragon Crew tendrá que estar puesta a punto completamente.

Cuando las pruebas cuadren y se constate que todos los parámetros se comportan correctamente aún quedará un paso. La NASA necesita llevar a cabo un proceso de certificación para poder utilizar la tecnología. Solo cuando este se complete, SpaceX podrá llevar astronautas a la ISS.

Esta no es la única colaboración de SpaceX con la NASA, que de hecho abrió la puerta de la ISS a las empresas privadas hace unos dos años. Pero hay que reseñar que la agencia espacial también tiene un acuerdo similar con Boeing para el lanzamiento de astronautas. En este caso el organismo pagó 4.200 millones de dólares y se espera que el proyecto se complete algo después que el de la firma de Elon Musk.

Comentarios