Sin notch ni agujeros: Oppo esconde la cámara debajo de la pantalla

Por en Smartphone

La compañía estadounidense presentó el prototipo de un celular con una cámara frontal que no depende de una pestaña negra superior ni de una estructura mecánica deslizante.

No es la primera vez que la marca de teléfonos celulares Oppo le declara la guerra al notch, la pestaña negra superior de la pantalla de los dispositivos que está inserta la cámara, y en algunos dispositivos, también el altavoz y el sensor de luz.

Hace aproximadamente un año, Oppo sorprendió con el diseño de un terminal que logra el cometido que persiguen muchos fabricantes: aproximarse a un teléfono que sea todo pantalla. Su celular Find X logró quitar la cámara de la parte frontal y diseñar una cámara que sobresale desde el interior del dispositivo.

Oppo ha trabajado en más experimentos que buscan aprovechar la pantalla con mayor eficiencia, como lo explica su comunicado: “El enfoque de Oppo en las tecnologías mecánicas y alternativas para resolver la cámara, la relación de pantalla y los problemas estéticos con los teléfonos inteligentes comenzó a principios de 2013 con el lanzamiento del OPPO N1: el primer teléfono inteligente con cámara giratoria del mundo y su última versión motorizada, la OPPO N3”.

Durante este mes, la marca volvió a sorprender, ahora escondiendo la cámara frontal del dispositivo debajo de la pantalla. Según el comunicado, no habrá perdida en la calidad de las fotos. Un video muestra cómo funciona.

 

 

Mientras la persona está visualizando contenido, la pantalla ocupa el 100% de la parte frontal, pero cuando el usuario va a tomar una selfie, una parte de la pantalla se apaga para permitir que la luz pase y sea recibida por el lente. Esta idea se popularizó esta semana con la participación de Oppo en el Mobile World Congress de Shangai.

El vicepresidente senior de Xiaomi, a través de su Twitter, anunció un diseño similar para un celular de la marca, arrancando junio (casi que al tiempo que Oppo).

 

 

La diferencia entre la propuesta de Oppo y la de Xiaomi es que, mientras el primero apaga toda una sección de la pantalla para dar paso al lente, el segundo solo apaga la parte que rodea la cámara frontal.

Por el momento, no existe una fecha definida para un teléfono comercial con esta nueva tecnología. Además, habrá que evaluar el funcionamiento para determinar su idoneidad, ya que queda en el aire, por ejemplo, qué tan bueno es el tiempo de respuesta de la cámara mientras se apaga la pantalla para dar cabida al lente, qué pasará con los sensores de luz y audio y, si esto incrementará los costos de sus equipos en el mercado.

Comentarios