Sala de urgencias: digitalización intensiva para la industria salud

Por en Software

El impacto de la transformación digital está directamente ligado a la experiencia de usuario. Pero, ¿cómo puede aplicarse este concepto en la salud? La digitalización entra en juego y requiere urgencia.

*Este artículo es auspiciado por Intersystems. Uno de los aspectos más destacados como claves del éxito en el mundo de los servicios y negocios es la experiencia de usuario. Esto se ha ido replicando en diversas industrias para no sólo atraer, sino que conquistar y fidelizar a los clientes.

Contradictoriamente, tal consigna no suele presentarse a menudo cuando hablamos de nuestra salud. Y es que, difícilmente se pueda obtener una buena experiencia cuando se trata de un contexto en el que predominan los malestares, enfermedades, hospitalizaciones, precios elevados y esperas indefinidas. Sin embargo, la tecnología puede ayudar a cambiar esta situación.

Al menos esas son algunas de las posibilidades que conlleva un proceso de digitalización de la salud. Respecto a este proceso, Rita Ragazzi, Gerente de Salud para América Latina de la consultora internacional Frost & Sullivan comenta que “evoluciona desde la digitalización de formularios como registros actuariales, registros médicos, solicitudes de exámenes, exámenes de diagnósticos por imágenes y prescripción de medicamentos hasta diagnósticos automatizados, respaldados por algoritmos de diagnóstico”.

Sabemos que la transformación digital está cambiando radicalmente muchas industrias y aunque las perspectivas favorables de las nuevas tecnologías pueden mejorar exponencialmente todo lo relacionado a este sector, centraremos el análisis en ciertos campos que se pueden aplicar en Latinoamérica para cambiar rotundamente la gestión y atención de la salud.

UN PLAN MAYOR

Una de las primeras consideraciones a tener en cuenta es el respaldo de una estrategia o plan que sustente las acciones que se emprendan. “La adopción digital de la salud no es un proyecto independiente; debe contar con el respaldo de una estrategia sólida y basada en las instituciones, que permita que la institución se beneficie de la transformación digital”, señala Rita Ragazzi. A lo que añade: “La tecnología debe verse siempre como una herramienta y no como el propósito final de la transformación digital. Una mala implementación de la tecnología significaría grandes inversiones iniciales y malos resultados”.

En ese sentido, un caso para seguir en América Latina es el de Chile. Martín Kozak, Country Sales Manager de InterSystems en ese país explica que hay una agenda digital que se ha ido perfeccionando con el paso de los años y las administraciones, en la cual tiene cabida importante la modernización de la salud. Entre estos avances se contempla la implementación de la ficha médica electrónica, conectividad de clase mundial, herramientas de Big Data, Cloud Computing, tableros electrónicos, ERPs, CRMs, virtualización e infraestructura técnica.

De hecho, para la investigadora de Frost & Sullivan, Chile es el país que más experiencia y madurez tiene en la adopción de los registros médicos electrónicos a nivel latinoamericano. Y esto se refleja en resultados, pues al día de hoy, el sector de salud de Chile se encuentra entre los mejores a nivel regional; en lo que respecta a la digitalización de la información de los pacientes, más del 80% de los establecimiento de salud públicos del país y 43% de los Hospitales de Menor Complejidad cuentan con Ficha Clínica Electrónica.

Pero, la simple implementación de soluciones tecnológicas no implicará necesariamente un progreso general de la salud en un país. Para el directivo de InterSystems en Chile, compañía especialista en servicios digitales y aplicaciones para industrias como la salud, “la tarea de digitalizar la salud y lograr conectarla no es responsabilidad de un único actor. Este es un trabajo que incluye no solamente a los actores privados, sino que también al Estado”.

DIGITAL Y CONECTADA

Así, la salud conectada, gracias a la digitalización, puede otorgar grandes beneficios que, si bien se implementan a nivel administrativo u organizacional, terminarán beneficiando al paciente.

Ragazzi destaca la reducción de costos y un uso más eficiente de los recursos humanos y físicos como algunos de los principales beneficios de la salud conectada. En esa línea, InterSystems ha logrado experimentar las mejoras de este tipo de implementaciones.

Martín Kozak explica que el Big Data permite un correcto y eficiente almacenamiento y análisis de enormes cantidades de información. Con esto se pueden generar cruces de datos necesarios y de entregar inteligencia para la coordinación de camas, exámenes, listas de espera, insumos hospitalarios, y así reducir los tiempos de espera y los costos.

Pero, el principal beneficio de la digitalización viene de la mano con la interoperabilidad. A modo de ejemplo, específicamente, las ciudades de Talcahuano (SST) y Concepción (SSC) en la zona centro sur de Chile han visto cómo los sistemas que gestionan la información clínica de los pacientes de ambos centros de Salud, comparten información y forman una comunidad de “Salud Conectada”. Esto permite a los profesionales médicos tener acceso oportuno a la información clínica de cada paciente y entregar así una atención de mayor calidad.

Este proyecto liderado por InterSystems es interesante porque permite a los profesionales clínicos del Hospital Guillermo Grant Benavente (HGGB), de atención más global y especializada, acceder al historial médico de los pacientes del Servicio de Salud de Talcahuano, que atiende a nivel más local. Así se ha conformado la primera experiencia de referencia y contrareferencia de macrored a nivel nacional en Chile.

Este tipo de soluciones se harán cada vez más urgentes de implementar en los distintos sistemas de salud pues otorgan beneficios evidentes a los usuarios. La información integral de los pacientes permite a todos los actores del ecosistema: prestadores, pagadores, profesionales y pacientes, una experiencia fluida y coordinada de atención y gestión.

Con plataformas como las de InterSystems pueden mejorar la comunicación y precisión de los registros médicos, con un foco importante en la seguridad de los datos y reduciendo los servicios duplicados, engorrosos o infructiferos. Además, con todos los datos recabados, la organización puede analizarlos para identificar procesos defectuosos o encontrar nuevas oportunidades para mejorar la eficiencia de sus operaciones. Un modelo similar se sigue de hecho en Nueva York, ciudad  en la cual los médicos pueden acceder a la ficha de un paciente, independientemente de si éste es atendido en un recinto público o privado.

Con este panorama se puede afrontar directamente una de las grandes razones que hacen deficitaria la atención en hospitales: la fragmentación y hasta difuminación de información; puesto que las distintas unidades de atención no están integradas, los pacientes deben estar constantemente contando su situación o actualizando sus datos. Cada vez más, se hará una urgencia para los recintos de salud contar con soluciones de este tipo que faciliten la atención de las personas.

UN PASO MÁS ALLÁ

Por otro lado, la digitalización de la salud abre la ventana para un campo donde los avances serán muchísimo más notorios. Porque la información no sólo puede ser utilizada de manera administrativa, sino que también para impactar directamente en la mejoría física de las personas. Por ejemplo, los médicos pueden trabajar con toda la información de sus pacientes para evaluar su condición actual, pero también para visualizar y predecir cómo evolucionarán. Esto puede redundar en tratamientos más efectivos, oportunos y preventivos.

El representante de InterSystems en Chile aclara que fomenta el “análisis predictivo, que permite el diagnóstico precoz, una mayor personalización en los tratamientos y reducir los costos de atención”.

Martín Kozak destaca la incorporación de nuevas tecnologías, como pulseras, relojes inteligentes y rastreadores de actividades físicas, que ya cuentan con más de 130 millones de usuarios, según la consultora Mckinsey: “Hoy día los sensores y dispositivos portátiles, soluciones de computación cognitiva y nuevos sistemas de almacenamiento y procesamiento de datos, marcan el avance tecnológico que el Big Data pone al alcance de profesionales y pacientes”.

Efectivamente, la digitalización de la salud facilita la participación mucho más activa de los pacientes, quienes se transforman en la principal fuente de información clínica; pueden acceder y revisar su registro, interactuar con sus médicos y empoderarse en su tratamiento y cuidados. Con esto, la conformación de un sistema de salud más inclusivo e inteligente toma forma y abre las puertas para la entrada de más tecnología que impacte directamente en el bienestar de la población.

*Este artículo es auspiciado por Intersystems.

Comentarios