Privacidad e intimidad: el giro que Mark Zuckerberg quiere para Facebook

Por en Social Media

El cofundador de la red social explicó que la gente cada vez tiene más interés en conectar con otros de forma privada. A través de seis puntos, Facebook tendrá un cambio hacia la seguridad y la privacidad de sus usuarios.

El Presidente Ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, prometió esta semana darle un cambio radical a la red social, convirtiéndola en una "plataforma de comunicaciones centrada en la privacidad" tomando como referente la popular aplicación de mensajería WhatsApp, que también es propiedad de la empresa estadounidense.

A través de una carta abierta publicada en la plataforma, titulada “una visión enfocada en la privacidad para las redes sociales”, el cofundador de la red social más utilizada del mundo explicó que la gente "cada vez tiene más interés en conectar con otros de forma privada en lo que sería el equivalente digital de una sala de estar".

“Entiendo que mucha gente piense que Facebook no puede o no quiere construir este tipo de plataforma centrada en la privacidad porque al día de hoy no tenemos una buena reputación como constructores de servicios de privacidad e históricamente nos hemos centrado en herramientas para compartir", admitió Zuckerberg.

Sin embargo, el ingeniero se mostró convencido de que su empresa será capaz de llevar a cabo esta propuesta. "Yo creo que el futuro de la comunicación se enfocará en servicios cifrados y privados en los que las personas puedan confiar de que lo que se dice con otras personas permanece seguro y que sus mensajes y contenido no se quedarán para siempre", dijo el CEO de la red social. "Este es el futuro que queremos crear", agregó.

El mandamás de Facebook señaló que este proceso de reenfoque se plasmará en los próximos años y que se construirá sobre seis principios: interacciones privadas, sistemas de encriptación, reducir la permanencia online de las publicaciones que se comparten, la seguridad, la interoperabilidad y el almacenamiento seguro de datos.

Interacciones privadas

Según Zuckerberg, las interacciones de índole privadas harán que las personas tengan control sobre quién se puede comunicar con los usuarios y confiar que nadie más puede tener acceso externo; el cifrado hará que la comunicación sea segura y que nadie —ni siquiera Facebook—pueda ver lo que se comparte. El ejecutivo dice que la información no permanecerá en los servidores de la empresa "más de lo necesario" para ofrecer el servicio. 

“Existe una oportunidad de construir una plataforma que se enfoque en todas las maneras en que las personas quieren interactuar privadamente. Este sentido de la privacidad e intimidad no es solamente acerca de características técnicas, también está integrado en lo más profundo del sentimiento del servicio en sí”, explicó el CEO de Facebook.

Encriptación y seguridad

Facebook planea integrar un sistema de encriptación de punto a punto (end-to-end) para su mensajería instantánea y su sistema de llamadas, puesto que es en esos servicios donde la gente mueve su información más sensible. Lo anterior pensado en un mundo cibernético en donde los atacantes cada día tienen nuevas formas de acceder a la información sensible de las personas.

“La gente quiere que tomemos pasos extras para asegurar su información más privada. Me parece correcto que nos tomemos todo el tiempo necesario para construir sistemas de seguridad apropiados que detengan a los actores maliciosos tanto como sea posible dentro de los límites de los servicios encriptados”, expuso Zuckerberg.

Reducir la permanencia

La red social piensa que es importante mantener la información que ronda por Facebook por cada vez menos tiempo. La gente quiere saber que lo que compartió no volverá a dañarlo más tarde, de esta forma se reducirá la cantidad de tiempo que esa información es almacenada y accedida. 

“Considero que hay una oportunidad para instalar un nuevo estándar para las plataformas de comunicación privadas, en las que el contenido automáticamente expire o sea archivado en el tiempo. Tal y como las historias expiran en 24 horas a menos que sean archivadas, esa facultad le entrega a la gente la comodidad de compartir más naturalmente. Esta filosofía podría extenderse a todo el contenido privado”, expresó el creador de Facebook.

Interoperabilidad

La plataforma planea iniciar un proceso para unificar sus plataformas de mensajería. En el futuro será posible enviar mensajes a los contactos usando cualquier servicio de la empresa, prestación que planea incorporar a los mensajes de texto (SMS). Según Facebook esta facultad será opcional y cualquier usuario que desee mantener sus cuentas separadas podrá hacerlo.

“Hay ventajas en privacidad y seguridad en la interoperabilidad. Por ejemplo muchas personas usan Messenger en Android para enviar o recibir mensajes SMS. Esos mensajes de texto no pueden ser encriptados porque el protocolo SMS no está encriptado. Con la habilidad de enviar mensajes a través de nuestros servicios, sería posible enviar mensajes codificados al teléfono de alguien en WhatsApp desde Messenger”, detalló Zuckerberg en el post.

Asegurar el almacenamiento de información

Para Facebook existe una diferencia entre proveer servicios en un país y almacenar la información en ese mismo país. La red social determinó que no construirá data centers en naciones que violen derechos humanos, como la privacidad, la libertad de prensa o expresión. 

Según Zuckerberg, la medida anterior “podría significar que nuestros servicios sean bloqueados en algunos países o que ya no podamos entrar en otros. Ese es un intercambio que estamos dispuestos a hacer. No creemos que almacenar la información de las personas en algunos países en un movimiento seguro de fundar para construir una infraestructura de Internet tan importante”, expresó.

La apuesta por remodelar la red social se produce después de un año 2018, en el que la empresa se vio afectada por multitud de escándalos relativos a su gestión de la privacidad de los datos de los usuarios, que empañaron considerablemente su imagen pública.

La mayor polémica a la que tuvo que hacer frente la compañía fue en marzo del año pasado, cuando se desveló que la consultora británica Cambridge Analytica utilizó una aplicación para recopilar millones de datos de usuarios de la plataforma sin su consentimiento y con fines políticos.

La empresa utilizó datos de la red social para fabricar perfiles psicológicos de votantes, que supuestamente vendieron a la campaña del ahora presidente estadounidense, Donald Trump, durante las elecciones de 2016.

Meses más tarde, en octubre, Facebook admitió que cibercriminales robaron datos personales de 30 millones de cuentas.

Comentarios