Paul Allen, el otro gran cerebro de Microsoft, fallece a los 65 años

Por en Empresas

“Estoy muy afligido por el fallecimiento de uno de mis amigos más antiguos y queridos, Paul Allen”, expresó Bill Gates en un comunicado.

Paul Allen, uno de los fundadores de Microsoft Corp y quien persuadió a su amigo Bill Gates de abandonar Harvard para comenzar la que se convirtió en la mayor compañía de software del mundo, murió el lunes a los 65 años, dijo su familia.

Allen dejó Microsoft en 1983, antes de que la compañía se convirtiera en un gigante corporativo, tras una disputa con Gates, pero su participación en su sociedad original le permitió pasar el resto de su vida gastando miles de millones de dólares en yates, arte, música rock, equipos deportivos, investigación del cerebro y bienes raíces.

Allen falleció por complicaciones de un linfoma no Hodgkin, dijo su familia en un comunicado.

A principios de octubre, Allen reveló que estaba recibiendo tratamiento para un linfoma no Hodgkin, por el que también fue tratado en el 2009. Sufrió un brote anterior de linfoma de Hodgkin, otro tipo de cáncer, a principios de la década de 1980 antes de abandonar Microsoft.

“Estoy muy afligido por el fallecimiento de uno de mis amigos más antiguos y queridos, Paul Allen”, expresó Gates en un comunicado.

Allen, amante de la música, tenía una lista de amigos de alto perfil en el negocio del entretenimiento, incluido el cantante de U2, Bono, pero prefería evitar la atención en su complejo ubicado en la isla Mercer, ubicada en el lago Washington frente a Seattle, donde creció.

Allen se mantuvo leal a la región del noroeste del Pacífico, y destinó más de 1.000 millones de dólares a proyectos filantrópicos en su mayoría locales, desarrollando el centro tecnológico de South Lake Union en Seattle, que alberga la sede de Amazon.com Inc.

También construyó allí la sede del Instituto Allen para la Ciencia del Cerebro.

El actual presidente ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, lo calificó el lunes de un hombre “callado y persistente” que cambió el mundo.

Comentarios