La disputa entre Facebook y Apple por polémica app que rastrea patrones de sus usuarios

Por en Empresa

La red social habría empleado maliciosamente uno de los servicios de certificados que ofrece Apple, haciendo que algunos usuarios instalasen la aplicación para así vigilar patrones de comportamiento en la red.

Apple Inc dio a conocer esta semana una medida que impidió que Facebook utilizara un programa diseñado para permitir que las empresas controlen el uso que los empleados hacen de los iPhone. La firma de la manzana dice que la red social ha abusado de la tecnología para monitorear de manera inapropiada los hábitos de navegación de adolescentes.

La tecnológica presidida por Tim Cook, ofrece lo que se conoce como certificados, estos permiten a las organizaciones tener un control profundo sobre los iPhone, con la posibilidad de instalar aplicaciones de forma remota, controlar el uso y el acceso a las mismas y eliminar datos que pertenecen a una empresa de un teléfono.

Apple diseñó el programa pensando en organizaciones cuyo personal usa iPhone para tareas oficiales, cuando las necesidades de privacidad son diferentes de los teléfonos para uso personal. 

El portal de noticias de tecnología TechCrunch informó el martes que Facebook estaba pagando a usuarios incluso de 13 años para instalar una aplicación llamada Facebook Research.

Esta aplicación usó las herramientas comerciales de Apple para solicitar el permiso de un usuario de iPhone para instalar el software denominado de red privada virtual (VPN) que puede rastrear los hábitos de navegación.

Apple expulsó a Facebook del programa de aplicaciones de negocios, y dijo en un comunicado el miércoles que el programa era “exclusivamente para la distribución interna de aplicaciones dentro de una organización”.

“Facebook ha estado usando su membresía para distribuir una aplicación que recolecta datos y hábitos de consumidores, lo que es una clara violación de su acuerdo con Apple”, agregó el comunicado.

En un comunicado, Facebook dijo que se estaban ignorando aspectos clave del programa de investigación y que había conseguido el permiso de los usuarios.

“A pesar de los primeros reportes, no había nada ‘secreto’ sobre esto”, dijo Facebook en un comunicado. “No fue ‘espionaje’ ya que todas las personas que se inscribieron para participar pasaron por un proceso claro de incorporación en el que se solicitó su permiso y se les pagó por participar”.

Facebook dijo que menos del 5 por ciento de los participantes en el programa eran adolescentes y que todos ellos tenían formularios de consentimiento de los padres.

Comentarios