Los tres grandes smartphones que veremos en lo que resta de 2017

Por en Smartphones

Tras un primer semestre de muchos cambios, parece ser que las compañías han dejado lo mejor para el final. Apple, Samsung y Google tienen mucho por decir y presentar.

Por Antonio Sabán para ThinkBig. La primera mitad de 2017 ha dejado grandes terminales que, a diferencia de la monotonía que imperaba años anteriores, han dado un soplo de aire fresco al mercado. La novedad más importante, aunque no pertenezca a este año exclusivamente, es la tendencia de llevar los bordes a su mínima expresión. La misma que ha encumbrado a terminales como el Samsung Galaxy S8 o el LG G6 y ha hecho parecer algo anticuados a otros terminales, como el Huawei P10, el OnePlus 5 o el iPhone 7. De nuevo toca mover ficha, y esta vez parece que lo harán todos los grandes.

iPhone

Sin que se conozca todavía el nombre del nuevo terminal de Apple, por la información contenida en el firmware del HomePod se sabe que el dispositivo tendrá unos marcos minúsculos, con un borde algo más grande en la parte superior de la pantalla para albergar altavoz de llamadas, cámaras y sensores. Apple empleará además un nuevo sistema biométrico llamado FaceID que en principio sustituiría a TouchID, pues el terminal carecerá de lector de huellas, dentro o fuera de la pantalla. Del lector de huellas pasaríamos a un sistema de reconocimiento facial que, según pistas de lo hallado en el HomePod, se podría emplear en ángulos que no requieren situar el terminal frente al rostro del usuario.

 

 

El espacio dejado por la eliminación del botón de inicio ha sido para llevar la pantalla de las 5.5″ del 7 Plus a las 5.8″ del nuevo modelo. La zona inferior de la pantalla, que se deshace del botón de inicio, tendrá, en su lugar un botón de software que podría estar acompañado por más funciones. No sólo veremos cambios en la forma, también en la tecnología, y es que Apple se unirá por fin a la corriente OLED, que supone un gran cambio de paradigma, ya que la compañía de Cupertino ha sido una gran defensora de la tecnología LCD hasta el Apple Watch y la Touch Bar. En conclusión, y a falta de detalles importantes que aún no se conocen, estamos ante el iPhone más rompedor con lo que iPhone ha significado hasta ahora.

Samsung Galaxy Note 8

Los Galaxy Note son, junto al iPhone, los smartphones por excelencia de la segunda mitad de año. El año pasado Samsung nos dejó un gran terminal, pero con un sabor agridulce debido al caso de las baterías con problemas que producían que los dispositivos “explotaran”. Dada la retirada del mercado del Samsung Galaxy Note 7 y la pérdida de prestigio de la familia, muchos se aventuraron a pensar que Samsung pondría toda la carne en el asador de los Galaxy S y los Note desaparecerían, pero Samsung confía en un producto que le ha hecho sobresalir y no quiere dejarlo pasar.

 

 

El Samsung Galaxy Note 8, cuyos datos están totalmente filtrados, es justo lo que cabía esperar de él: pantalla infinita siguiendo las líneas de diseño del Samsung Galaxy S8, Snapdragon 835 o Exynos, doble cámara, S-Pen, 6 GB de RAM y 3300 mAh. Como cada año, Samsung equipa a sus terminales con los mejores componentes disponibles, pero la gran incógnita volverá a ser el software. Su capa de personalización siempre ha traído muchas funciones añadidas, pero costa del rendimiento. Lo más interesante en este apartado será ver qué aprovechamiento hace de la doble cámara, aunque parece que seguirá el esquema de Apple, con una lente normal y otra telefoto.

Google Pixel 2

El primer terminal diseñado por Google ha sido un fracaso en ventas por su falta de valor añadido respecto al TOP 3 del mercado y su falta de disponibilidad global, pero parece que los de Mountain View han aprendido la lección y en al menos solucionarán la primera carencia con un terminal que sigue las tendencias de aprovechamiento del frontal. Por lo demás el Google Pixel ha sido un terminal que ha consechado muchas alabanzas por su gran experiencia de uso y la calidad de sus cámaras, a las que Google está dedicando mucho esfuerzo es software.

No está muy claro qué le queda por hacer a Google más allá de mejorar el diseño (como va a hacer), llevar el terminal a todos los mercados importantes e invertir sumas importantes de dinero en dar a conocer el producto, pues para muchos es una recién llegada a la venta de hardware, pese a la experiencia con los Nexus. Lo que sí es cierto es que el mundo Android precisa de ejemplos en cuanto a situar al usuario como el eje de todo, y en eso el Pixel 2 volverá a ser excelente en sus dos tamaños.

Comentarios