Los 10 errores científicos más llamativos en Star Wars

Por en Ciencia

Las películas cometen errores y olvidan leyes físicas, algo que no gusta demasiado a los investigadores.

Por Diego de la Torre para Think Big. Lo primero es lo primero. Star Wars es ficción y no tiene por qué agarrarse a evidencias científicas para que sus películas nos dejen a todos “con la boca abierta”. De hecho, serían bastante aburridas si nos basamos totalmente en lo que sucede en la realidad. Sin embargo, es importante no confundir lo que vemos en la pantalla con la realidad del espacio.

Este tipo de películas de Hollywood juegan con ese futurismo tecnológico exagerado y, como diría Yoda, “difícil de ver el futuro es”. Por eso hay fallos. La realidad dista bastante de lo que ocurre en las películas de Darth Vader y compañía, y por eso traemos hoy los 10 fallos más llamativos de la saga. Un poco de luz en todo este lado oscuro…

1. Explosiones y sonido en el espacio

Quizá uno de los errores más comunes de todos. Tenemos que basarnos en dos principios clave para entender que el espacio es muy diferente a nuestro planeta. Allí arriba no hay ni oxígeno ni sonido. El fuego necesita oxígeno, así que esas exageradas explosiones y llamaradas son irreales.

Las batallas serían bastante menos espectaculares si le sumamos que en el espacio no hay sonido. Para que esas luchas de naves espaciales fuesen reales tendrían que ser mudas. Todo en silencio y sin esas bolas de fuego. ¡Qué aburrimiento!

2. Naves propulsadas y uso de órbitas

Aquí parece que la primera ley de Newton y la realidad de la realidad orbital no importa demasiado. Star Wars da la espalda a la física y el Principio de Inercia. En las películas vemos cómo las naves se propulsan constantemente, y es que, según la ley de Newton, no hace falta. Un objeto que no esté sometido a la acción de una fuerza resultante no nula permanecerá en reposo o se moverá en línea recta con velocidad constante.

Es imposible dejar una nave tan enorme parada cerca de un planeta. No es real ver a esos destructores imperiales cerca de Jakku, se moverían constantemente. Además, algo tan grande no puede entrar tan rápido en la atmósfera. Esas llegadas de Imperio Galático serían bastante más dramáticas con naves rodeadas de plasma a 2.000ºC y medio desintegradas.

3. Nula viabilidad del sable láser

Lo sentimos, una espada láser no puede existir. La luz atraviesa la luz y además no suena. Pelear con dos sables láser se simplificaría en una especie de pelea de linternas y encima sin el característico sonido. Además, el arma de un Jedi sería casi invisible, ya que es complicado ver un haz de luz, a no ser que haya polvo en el ambiente. Este tema ya fue abordado por la web Physics.org y terminaron explicando que parece imposible crear espadas láser como las que se ven en Star Wars. Lo sentimos.

4. Disparos con armas láser

Lo más parecido que tenemos a Star Wars actualmente son las armas láser. En estos momentos ya existen, pero no como lo vemos en las películas. Los ejércitos más avanzados del mundo utilizan armamento con láser para dañar sensores y sistemas. Sin embargo, un disparo láser real no es tan visual.

Los conocidos ‘bláster’ de Star Wars desafían a la física. Hemos visto en la gran pantalla cómo esos disparos son más lentos que las balas. Imposible si hablamos de ‘balas de luz’ que, tal y cómo te imaginas, viajarían a la velocidad de la luz. Además, resultaría bastante complicado conseguir esas ráfagas de poderosos proyectiles de energía.

5. Viajes a la velocidad de la luz

Esa imagen del Halcón Milenario en pleno viaje hiperespacial es imposible. Las leyes de la física señalan que es imposible que un objeto físico viaje a la velocidad de la luz. Para conseguir esto se necesitaría infinita energía que parece imposible conseguir. Además, no nos queremos ni imaginar cómo quedaría un ser humano si aceleramos a esa velocidad en el tiempo que Han Solo pulsa el botón y se acomoda en su asiento.

6. Existencia entre galaxias y planetas

En Star Wars vemos infinidad de planetas y galaxias habitables, pero, de momento, no hemos encontrado un planeta que tenga vida mínimamente parecida a la nuestra. Además, los viajes entre galaxias que vemos en las películas podrían durar miles de años en la realidad. Por ejemplo, aunque se viaje a la velocidad de la luz, recorrer la Vía Láctea de una punta a otra nos llevaría 10.000 años. Créeme, el viaje se haría largo.

7. Más oscuridad espacial

Muy bonito el espacio en las películas de Star Wars. En la realidad no hay nada más que vacío y temperaturas extremas. Según las mediciones cercanas a la Tierra, la temperatura puede ser de -180º C, en caso de estar bajo la sombra de un planeta, y de 122º C si miras al Sol. Además, en el espacio no se ven estrellas, solo negro.

Por último, esos cinturones de asteroides que surcan las naves espaciales de Star Wars solo se dan en la órbita de un planeta. Es casi imposible ver tantos asteroides juntos en un medio del espacio. Imagínate todos los meteoritos que caerían a la Tierra.

8. Movimiento irreal de las naves

Te equivocas si piensas que un vehículo se mueve igual en el espacio que en la Tierra. Allí arriba no hay aire, así que ni se derrapa ni los movimientos son tan rápidos ni fluidos. Imagínate la típica imagen de una estación espacial propulsándose poco a poco, ahora hazlo en una batalla de Star Wars. Aburrido, pero mucho más real.

9. Gravedad dentro de naves espaciales

Parece complicado entender los interiores de las naves de Star Wars y, sobre todo, cómo sus tripulantes se mueven por ahí. La constante ausencia de gravedad en las películas de ficción de Hollywood chirría mucho a los científicos. Algo más real sería ver a Drath Vader o Conde Dooku flotando como un astronauta.

10. Tamaño y estética de las naves

Hay naves demasiado grandes. Poner algo en órbita es muy caro, y si le sumamos ese tamaño monstruoso se hace casi inviable. Propulsores gigantescos y mucha energía. Sin embargo, hay algo acertado. Las naves espaciales de Star Wars son bonitas y nada aerodinámicas. Esto es algo que se ajusta a la realidad, ya que en el espacio no hay fricción, por lo que no hay nadie que te frene. Sin embargo, moverse en el espacio es algo más complicado de lo que se ve en las películas.

Comentarios