A. Latina alcanzaría los US$80.000M en ventas por e-commerce este año

Por en Comercio

Según informó Mastercard, la demanda de comercio electrónico en la región se incrementaría de 126 millones de personas en el 2016 a 156 millones en el 2019.

El comercio electrónico electrónico en América Latina y el Caribe alcanzaría los US$80.000 millones de venta anual en 2019, ante la creciente demanda y operaciones que se registran, señaló Mastercard.

Asimismo, la compañía refirió que la demanda de comercio electrónico en la región se incrementaría de 126 millones de personas en el 2016 a 156 millones en el 2019.

“Las ventas realizadas en línea subirían de US$40.000 millones en el 2016 a US$80.000 millones en el 2019”, indicó.

Este incremento de la demanda y la facturación anual aumentará las expectativas de los consumidores que esperan experiencias de pago en línea sin contratiempos y con los más altos niveles de seguridad.

El vicepresidente Ejecutivo de Servicios de Mastercard en la región, Jeff Wilson, refirió que se adoptarán nuevas medidas de seguridad para proteger las operaciones de los consumidores.

En ese sentido, anunció una nueva guía para ayudar a bancos, comercios y socios a aumentar la seguridad de los pagos en línea, y mejorar la experiencia del consumidor por medio de un amplio conjunto de iniciativas y servicios de seguridad basados en las tecnologías más avanzadas de la industria.

Esta iniciativa incluirá asociaciones con gobiernos y reguladores, talleres educativos con bancos y comerciantes, y el lanzamiento de las últimas tecnologías y servicios relacionados con la seguridad en línea.

Según el ejecutivo, la Guía de Seguridad Digital se enfocará principalmente en acelerar la adopción de tecnologías de autenticación y tokenización en 2019.

Teniendo en cuenta el aumento de las compras en línea, la tokenización también es crucial para los comerciantes que almacenan la información de las tarjetas de sus consumidores en sus sistemas en línea.

La tecnología de tokenización puede ayudarlos a mantener seguros todos los datos personales al reemplazarlos por un número alternativo (“token”), un conjunto de 16 dígitos que emula el número real de la tarjeta. En el caso de que haya un robo de datos, los estafadores solo tendrían acceso al token en lugar de la información de pago del consumidor, reduciendo la probabilidad de fraude

Comentarios