Las particularidades de las 12 nuevas lunas descubiertas en Júpiter

Por en Astronomía

La más pequeña de todas ellas (no llega al kilómetro de diámetro frente a los tres de la más grande) ha sido bautizada como «bicho raro» por su excéntrica trayectoria, que no se parece a la de ninguna otra de sus compañeras.

Astrónomos encontraron una docena de nuevas lunas orbitando Júpiter, 11 lunas normales exteriores y una "excéntrica", lo que aumenta a 79 el número de lunas conocidas del planeta, más que cualquier otro planeta del Sistema Solar.

Un equipo dirigido por Scott S. Sheppard del Instituto de Ciencias Carnegie detectó por primera vez las lunas en la primavera de 2017 y Gareth Williams del Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional utilizó las observaciones del equipo para calcular las órbitas de las lunas recién descubiertas.

"Se necesitan varias observaciones para confirmar que un objeto orbita realmente alrededor de Júpiter", dijo Williams. "Así que todo el proceso tardó un año".

De acuerdo con un boletín de prensa publicado por el Instituto de Ciencias Carnegie, nueve de las nuevas lunas son parte de un distante enjambre de lunas exterior que orbitan el planeta de forma retrógrada u opuesta al sentido de rotación de Júpiter.

Estas lunas retrógradas distantes están agrupadas en al menos tres grupos orbitales distintos y se cree que son los restos de tres cuerpos originales más grandes que se fragmentaron durante colisiones con asteroides, cometas u otras lunas. Las lunas retrógradas recién descubiertas tardan dos años en orbitar Júpiter.

Otros dos de estos nuevos descubrimientos son parte de un grupo de lunas interior, más cercano, que gira en la misma dirección de rotación del planeta o con un movimiento prógrado.

Estas lunas interiores con órbita prógrada tienen distancias orbitales y ángulos de inclinación similares alrededor de Júpiter y se cree que son fragmentos de una luna más grande que se fragmentó.

Estas dos nuevas lunas descubiertas tardan menos de un año en viajar alrededor de Júpiter.

"El otro descubrimiento es verdaderamente extraño y no tiene una órbita como la de las demás lunas jovianas", dijo Sheppard. "También es probable que sea la luna más pequeña conocida de Júpiter con menos de un kilómetro de diámetro".

La nueva luna "excéntrica" está más distante y más inclinada que el grupo de lunas con órbita prógrada y tarda cerca de un año y medio en orbitar Júpiter.

A diferencia del grupo de lunas con órbita prógrada más cercanas, esta nueva luna excéntrica con órbita prógrada tiene una órbita que cruza a las lunas retrógradas exteriores, según el estudio.

Como resultado, es mucho muy probable que ocurran colisiones de frente entre las lunas "excéntricas" de órbita prógrada y las lunas retrógradas que se mueven en la dirección opuesta.

"Esta es una situación inestable", dijo Sheppard. "Las colisiones de frente rápidamente romperían y harían polvo los objetos".
El equipo dio el nombre de "Valetudo" a la luna excéntrica, en honor a la diosa romana tataranieta de Júpiter, y sugirieron que podría ser el último resto de alguna luna con órbita prógrada que formó algunas de las agrupaciones de lunas retrógradas durante las anteriores colisiones de frente.

Debido a su tamaño, de uno a tres kilómetros, estas lunas reciben mayor influencia del gas y polvo a su alrededor.

Por lo tanto, si estas materias primas estaban presentes cuando la primera generación de lunas de Júpiter chocó para formar sus actuales agrupaciones de lunas, el arrastre ejercido por cualquier gas y polvo restante sobre las lunas más pequeñas hubiera sido suficiente para dirigirlas hacia Júpiter.

Su existencia muestra que es probable que se formaran después de que se disipó este gas y polvo, dijeron los investigadores.

Imagen: Pixabay/DasWortgewand

Comentarios