El algoritmo que pretende medir el odio que existe en Twitter

Por en Social Media

El Ministerio del Interior de España ha comenzado a usar un algoritmo realizado por un joven que es capaz de controlar tuits según sus grados de odio.

Por Javier Martín para ThinkBig. Las redes sociales han permitido todo tipo de expresiones desde su nacimiento. Son lugares públicos de ideas, debates, conversaciones, diálogos, etc. Pero también, y como era normal conociendo la naturaleza humana, el odio se ha sumado como un elemento más dentro de la comunicación.

Twitter en este caso no iba a ser menos. De hecho es una de las redes sociales donde más odio se acumula. Y esto se debe a su fórmula. Un sitio en internet en el que cada uno es libre, previa creación de un perfil, de escribir a su antojo pequeños textos sin ningún tipo de restricción (únicamente de espacio).

Además, se puede responder a otros usuarios simplemente mencionándolos, sean famosos, anónimos o viceversa. Y todo ello, muchas veces, desde el anonimato, puesto que a la hora de crear un perfil se puede enmascarar con cualquier nombre de usuario o foto.

Esta concepción de red social, que es muy útil a nivel informativo, puede convertirse muchas veces en un nido de odio muy importante.

Un programa para poder medir el nivel de desprecio

El ingeniero español Juan Carlos Pereira Kohatsu, de 24 años, ha dedicado tanto su trabajo de fin de grado (TFG), como su trabajo de fin de máster (TFM) a la elaboración de un algoritmo con el cual medir aritméticamente el odio en Twitter.

La misión del algoritmo es rastrear alrededor de 6 millones de tuits en 24 horas con un filtro que incorpora más de 500 palabras relacionadas con insultos e injurias a grupos de víctimas de odio.

El creador pasa su algoritmo por ese conjunto de tuits. Cuyo resultado es una muestra del 33% del odio del día. La muestra se mantiene con aproximadamente 3.000/4.000 tuits en días distintos. Por lo tanto, al ser una muestra del 33%, el total de tuits con odio en España ronda los 10.000 diarios. Pese a todo, este tipo de mensajes solo ronda el 0,2% de tuits diarios que se producen en España.

El problema es que, el odio suele viralizarse, de ahí que este tipo de textos en redes tengan mucha más repercusión que otros de un perfil más informativo o personal.

Por ahora el uso de este algoritmo es meramente informativo dentro de las oficinas del Ministerio del Interior, pero se espera que pueda servir para redactar informes sobre redes, mostrar resultados al tercer sector, o incluso alertar de ciertas tendencias a los cuerpos de seguridad.

Comentarios