EE.UU. aumenta las presiones contra las plataformas sociales

Por en Gobierno

El Departamento de Justicia del país, legisladores del Senado, la fiscalía y el propio presidente Trump han expresado su preocupación y malestar por el rol y control que están ejerciendo las redes.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos y fiscales generales de algunos estados se reunirán este mes para discutir sobre el temor a que las plataformas de redes sociales “sofoquen intencionalmente el libre intercambio de ideas”.

En un comunicado del Departamento no se menciona a Facebook Inc y Twitter Inc, cuyos ejecutivos fueron llamados a declarar en el Congreso el miércoles, pero las firmas han sido duramente criticadas por el presidente Donald Trump y otros republicanos por lo que consideran un intento de reprimir opiniones conservadoras.

Los legisladores también criticaron a Google de Alphabet Inc por negarse a enviar a ejecutivos de alto rango para testificar en el Senado sobre maniobras extranjeras para influir en la política estadounidense, solo unas semanas antes de las elecciones legislativas del 6 de noviembre.

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, convocó la reunión de fiscales “para discutir una creciente preocupación de que estas empresas puedan estar perjudicando la competencia y sofocar intencionalmente el libre intercambio de ideas en sus plataformas”, dijo el portavoz del Departamento de Justicia, Devin O’Malley.

La reunión está programada para el 25 de septiembre.

Las acciones de las compañías de redes sociales cayeron el miércoles, luego de que ejecutivos de alto rango aparecieron en audiencias del Congreso. Los papeles de Twitter retrocedieron un 5,7 por ciento y los de Facebook, un 2,32 por ciento.

En una audiencia en la Cámara de Representantes, Greg Walden, presidente del Comité de Energía y Comercio, dijo que Twitter cometió “errores” que, sostuvo, minimizaron la presencia de los republicanos en la red, una práctica que los conservadores han calificado como “prohibición encubierta”.

El presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, negó cualquier acción deliberada contra los conservadores.

“Recientemente, fallamos en nuestros intentos de ser imparciales. Nuestros algoritmos filtraron injustamente 600.000 cuentas, incluidas algunas de miembros del Congreso, de nuestra búsqueda automática y los resultados recientes. Ya lo solucionamos”, dijo Dorsey en sus comentarios de apertura.

Antes de las audiencias del miércoles, Trump acusó, sin ofrecer pruebas, a las compañías de redes sociales de interferir en las elecciones al Congreso.

Comentarios