Concentración de Internet: qué significa y cuál es su impacto

Por en Internet

La Internet Society advirtió que el tráfico en la red, los servicios básicos, la infraestructura y las aplicaciones se concentran en cada vez menos empresas y organizaciones que limitan el acceso a jugadores más pequeños e inhiben la competencia.

Internet se está consolidando. Ésta es la premisa de la que parte el más reciente informe de la Internet Society (ISOC) sobre el estado global de la red, según el cual el tráfico de Internet; sus servicios básicos, como el correo electrónico y los sistemas de nombres de dominio; la infraestructura y las aplicaciones se concentran en cada vez menos empresas y organizaciones a través de integraciones verticales y horizontales. Esto limita el acceso al mercado de participantes más pequeños e inhiben la competencia.

Esta consolidación de los mercados involucrados en la economía digital es vista por la Internet Society no como algo bueno o malo, sino como un fenómeno que tiene el potencial de alterar la arquitectura misma de internet. Las consecuencias de esto aún no son imaginables, pues de acuerdo con la organización internacional sin fines de lucro, los resultados son difíciles de evaluar.

La consolidación y la concentración pueden beneficiar enormemente al usuario, al proporcionar plataformas que ofrecen experiencias de Internet sin interrupciones. Al mismo tiempo, no está claro cuál es el impacto en la innovación, el espíritu empresarial y, lo que es más importante, la competencia”, explica el informe.        

El documento lanzado esta semana define la economía digital o economía de internet como todas aquellas “actividades económicas que soportan internet o que dependen fundamentalmente de la existencia de internet” y divide esta economía en tres grandes áreas:

1) Aplicaciones de internet: van desde la búsqueda en Google hasta las compras digitales en Amazon, pasando por la renta de habitaciones en AirBnB y la mensajería de Facebook.

2) Proveedores de acceso: agrupa básicamente a operadores de Internet móvil o de banda ancha fija, como Telmex, Telcel y AT&T, por ejemplo.

3) Servicios de infraestructura: incluye servicios especializados, como gestión de nombres y direcciones, alojamiento y distribución de contenido, y la interconexión de las propias redes. Va de los servicios de nube de Amazon Web Services a los cables de interconexión submarinos de Google.

Aplicaciones de Internet

En el caso de las aplicaciones, la organización indica que éstas dan forma a la experiencia de los usuarios de internet al permitirles comunicarse, compartir e innovar. Advierte que un pequeño número de compañías dominan este mercado, tres estadounidenses (Alphabet, matriz de Google, Amazon, Facebook) y dos chinas (Tencent y Alibaba).   

Entre los datos que la ISOC muestra como evidencia de la concentración del mercado de aplicaciones, está el que Facebook y Google concentran 84% de la inversión global en publicidad digital (sin contar a China) o que, durante 2018, Amazon representó 49.1% de todo el gasto minorista en línea en Estados Unidos, mientras que Alibaba abarca casi 60% del mercado de comercio electrónico en China. 

También que Facebook, quien agrupa a Messenger, WhatsApp e Instagram, domina las redes sociales y las aplicaciones de mensajes a nivel mundial; mientras que WeChat, la popular plataforma de redes sociales propiedad de Tencent, cuenta con más de 1.000 millones de usuarios en China.

De acuerdo con el informe, el núcleo del negocio de estas compañías radica en contar con más usuarios, que pasen más tiempo en estas plataformas para profundizar su compromiso con ellas. 

En el centro de esta relación entre plataformas y usuarios está lo que la organización llama un “ciclo virtuoso” de los datos: “los datos que se generan a través del uso de aplicaciones y servicios alimentan el motor de datos, lo que a su vez crea una experiencia de Internet mejor y más personalizada. Esto mantiene al cliente comprometido y en las plataformas, lo que genera más datos, y así sucesivamente”, explica la fundación.

Proveedores de acceso

Por el lado de los proveedores, Internet Society destaca que si bien el acceso físico a internet se mide al evaluar la disponibilidad, calidad y precio de la conectividad provista por cada Proveedor de Servicio de Internet (ISP), el acceso real y la adopción de internet en cada país son más difíciles de medir, pues dependen de factores como los niveles de educación de cada país, sus niveles de ingreso, el desarrollo de infraestructura, y la disponibilidad de contenido relevante.

El análisis sobre la concentración de los ISP es ambigua. Para la ISOC, la madurez del mercado, la regulación en cada país y sus instituciones son determinantes a la hora de evaluar si la estructura de dicho mercado es competitiva para proveer acceso a la red y aceptar a nuevos participantes. 

El informe advierte que, en el caso de los proveedores tradicionales, estos enfrentan presiones por la creciente demanda de datos y la disminución de sus márgenes de ganancia, lo que los ha llevado a compartir infraestructura, optimizar su forma de usar el espectro disponible o incursionar en otros mercados. 

“Esto genera dudas sobre si el dominio de provisión de acceso tiende a ser predominantemente intrínseco a las economías de escala y otros factores operativos, y si la entrada de actores digitales que operan tradicionalmente en otros dominios de Internet (por ejemplo, la capa de aplicaciones) podría mejorar la competencia, al mismo tiempo refuerza su dominio global de dominio cruzado”, apunta el informe.

Generadores de infraestructura

En teoría, cualquier persona que así lo quisiera podría configurar un servicio que lo conectara a internet. Esto no es así en la realidad, existen proveedores de infraestructura y servicios que los usuarios individuales, las empresas y las organizaciones deben usar para conectarse entre sí y acceder al tráfico de internet. Esto incluye a los distribuidores de números de sistema autónomo, los puntos de intercambio de internet (IXP), las redes de entrega de contenido (CDN), los proveedores de nombres de dominio (DNS) y más recientemente, los proveedores de servicios de nube.

“El mercado de infraestructura como servicios ha estado dominado por Amazon Web Services (AWS), y Gartner estima que la participación de AWS en este mercado a nivel global fue de 51.8% en 2018. Este mercado parece estar consolidándose en torno a un pequeño grupo de grandes proveedores: AWS, Microsoft, Google, IBM y Alibaba. Se espera que los 10 principales proveedores actuales aumenten aún más su participación en el mercado de 50 a 70% hacia 2021”, asegura la Internet Society.

Más preguntas que respuestas

El informe de la Internet Society es complejo, por no decir confuso. Abarca de manera superficial una multiplicad de economías de escala que se entrecruzan unas con otras, lo que no permite conocer si la concentración de los servicios que rodean a internet tendrá consecuencias no sólo en el uso que le dan las personas a la red de redes sino a su vida misma.

En lugar de llegar a conclusión clara, ISOC deja más preguntas que respuestas. Estas dudas abarcan la necesidad de establecer indicadores para evaluar el impacto de la consolidación en el tiempo. 

Las deficiencias del reporte parecen radicar en la metodología usada para realizarlo, la cual abarcó, según la propia organización, una extensa revisión de la literatura realizada por un grupo externo de investigadores de internet; una encuesta de la comunidad propia de la Internet Society que atrajo un gran número de respuestas, mesas redondas regionales organizadas en colaboración con instituciones de investigación locales independientes, grupos focales en diversos eventos comunitarios globales y regionales, sesiones especiales con capítulos de Internet Society y entrevistas a profesionales y expertos.

Comentarios