Clásicos juegos de Windows que aún puedes rescatar desde tu smartphone

Por en Juegos

Estos títulos sencillos, adictivos e ideal para nostálgicos, aunque podrían considerarse difuntos en sus versiones originales, también están disponibles para móviles.

Solitario

Un clásico de clásicos de Windows y el juego de PC más jugado de todos los tiempos. Microsoft Solitaire Collection, disponible para iOS y Android, no solo incluye la vieja versión de Solitario de Windows 95 sino también sus versiones FreeCell (cuatro celdas adicionales, Klondike (tradicional), Spider (ocho columnas de cartas para despejar con el menor número de movimientos), TriPeaks (cartas en secuencia), entre otras.

Buscaminas

Minesweeper Q para iOS y Minesweeper Classic para Android son dos opciones para rememorar la tensión de si hay o no hay una bomba detrás del casillero. El Buscaminas era un juego fácil, rápido y adictivo. El juego ha sido programado para muchos sistemas operativos, pero debe su popularidad a las versiones que vienen con Microsoft Windows desde su versión 3.1.

Corazones

Corazones es un juego de cartas en el que el objetivo es sumar el menor número de puntos posible al evitar los corazones y, sobre todo, la reina de picas. Hearts+, disponible para iOS y Android, es la versión móvil que renueva el clásico juego de Windows que ahora incluye la posibilidad de jugar en línea y tiene una apariencia realista como si se estuviera sentado en una mesa de juego.

Mahjong

El clásico juego de mesa chino en el que hay que combinar pares idénticos de fichas supo ganarse un lugar en las viejas entregas de Windows. En las tiendas de aplicaciones hay diferentes versiones gratuitas para todas las plataformas móviles: desde el modo original a desafíos por tiempo y en línea.  

Ajedrez

Chess Titans fue incluido en Windows Vista en 2006 y en Windows 7. Si bien no tuvo una larga vida como el Solitario o el Buscaminas, muchos usuarios prefieren esta versión del ajedrez. Ahora, hay juegos que emulan el título de Windows para iOS y Android con diferentes niveles de dificultad. Las reglas son las de siempre: acabar con el rey del contrincante.

Comentarios